Cargando...

Teléfono:960 05 15 23 EMAIL: fisioterapianoumoles@gmail.comHorario:8:00 a 21:00h y sábados de 9 a 14h.

Blog: Consejos y Noticias



people-2573216_1920-1200x800.jpg

BENEFICIOS DE LOS ESTIRAMIENTOS:

Los estiramientos musculares aportan muchos beneficios a nuestro cuerpo:

  • Mayor flexibilidad y rango de movimiento de las articulaciones: los músculos flexibles pueden mejorar tu funcionamiento diario. Tareas cotidianas como levantar pesos o acuclillarse para atarse los zapatos, se vuelven más fáciles y menos agotadoras. La flexibilidad tiende a disminuir a medida que envejecemos, pero se puede recuperar y mantener con la práctica regular de ejercicio y estiramientos.

 

  • Mejora de la circulación: el estiramiento aumenta el flujo de sangre a los músculos. La sangre que fluye hacia los músculos aporta nutrientes y ayuda a eliminar los desechos que se generan en los tejidos. Una mejor circulación puede ayudar a mejorar la recuperación tras la práctica deportiva y a acortar el tiempo de reparación de los tejidos tras una lesión muscular.

 

  • Ayudan a mejorar tu postura: el estiramiento frecuente puede ayudar a evitar que los músculos se acorten y por consiguiente a mantener una postura adecuada. Además, una buena postura previene la aparición de diversos dolores y lesiones.

 

  • Alivio del estrés: los estiramientos frecuentes ayudan a relajar nuestros músculos y por tanto a mejorar las consecuencias del estrés.

 

  • Mejor coordinación y equilibrio: mantener una buena movilidad articular, ayuda a mantener una coordinación y  equilibrio adecuados, especialmente a medida que envejecemos.

¿SABES ESTIRAR CORRECTAMENTE?

Es esencial que los estiramientos se realicen adecuadamente para obtener los mejores resultados y no hacerse daño. A continuación, te indicamos algunos consejos que debes tener en cuenta a la hora de estirar:

  • Calienta primero tus músculos: el estiramiento debe ir incrementando gradualmente, sobretodo al comienzo, ya que los músculos están fríos y podemos hacernos daño si empezamos con estiramientos muy fuertes.
  • Mantén cada estiramiento al menos 30 segundos: las fibras musculares necesitan un periodo de tiempo para elongarse y adaptarse al estiramiento. Si no mantenemos el tiempo suficiente, apenas notaremos resultados.
  • Evita los rebotes: éstos pueden causar microrroturas de fibras y ser contraproducentes.
  • El estiramiento no debe doler: si notas dolor, es porque estás forzando demasiado el estiramiento. En este caso, debes aflojar un poco hasta notar “tirantez” en el músculo, pero nunca dolor.
  • Acompaña el estiramiento con tu respiración: no mantengas apnea durante los estiramientos. Lo ideal es que respires profundo acompañando el estiramiento.

  • Estira de forma bilateral: es importante que estires ambos lados para mantener un buen equilibrio en tu movilidad corporal.
  • Cuida tu postura: debes realizar los estiramientos manteniendo una correcta postura y alineación para evitar sobrecargar o hacernos daño.
  • Elige los estiramientos adecuados para ti: a veces no todos podemos realizar los mismos estiramientos por nuestra edad, problemas de movilidad, lesiones…etc. Consulta con tu fisioterapeuta o profesional del deporte que te guíe y te recomiende los ejercicios más adecuados para ti.

 

 


ayuno-intermitente.jpg

En el campo del fitness y en particular en el marco del desarrollo de la fuerza y la musculatura, se han asentado verdaderos dogmas de fe como que hay que comer cada 3 horas o realizar 6 comidas religiosamente.

A día de hoy disponemos de un conocimiento mayor que nos permite abandonar estas conductas cerradas y contemplar otras muy interesantes como es el caso del ayuno intermitente, una estrategia a diferencia de muchas anteriores, avalada por la ciencia y que aporta beneficios contrastados. Eso sí, es necesario aplicarla con conocimiento.

Lo cierto es que esta situación ya era habitual hace miles de años donde según la caza y recolección se alternaban días de hambre con los de abundancia de nutrientes. Durante toda nuestra evolución eran comunes momentos puntuales de inanición, activando con frecuencia la autofagia. Actualmente nos recomiendan comer 5-6 veces al día, limitando la autofagia a unas pocas horas durante la noche.

En nuestra sociedad actual, donde tenemos asegurado el abastecimiento de alimentos y nos regimos por un horario laboral diario y semanal, nos han inculcado como norma general que lo ideal es comer cada 3 horas, sin embargo, algunos estudios al respecto no coinciden con este criterio. La realidad es que no necesitamos ingerir alimentos con alta frecuencia para mantener un aporte adecuado a las células y poder rendir tanto física como mentalmente.

El ayuno intermitente rompe con este esquema convencional y basa sus fundamentos en restringir el número de calorías que ingerimos durante un periodo de tiempo que puede ser de desde horas en días alternos, hasta algún día a la semana sin apenas ingerir alimento. Esto que a priori parece poco viable y, sobre todo poco útil, desde el punto de vista del rendimiento deportivo, es una estrategia que debe ser conocida y sobre todo bien aplicada para obtener resultados muy interesantes.

Durante el ayuno tiene lugar una serie de desencadenantes hormonales en el organismo. Disponemos de respuestas fisiológicas para responder a esta situación del organismo, ya que se sabe que en situaciones de muchas horas sin ingerir alimentos los niveles de glucosa se pueden mantener constantes por la acción de la epinefrina (adrenalina). El ayuno intermitente repetido y pautado adecuadamente, consigue adaptaciones a este nivel, entre ellos una mejor sensibilidad a la glucosa, en el caso de los atletas que entrenan en ayunas, aumentan los mecanismo de captación de glucosa y también una considerable mejora de la captación de grasas por parte de los tejidos, por lo que el cuerpo consigue utilizar la grasa como combustible primario.

El beneficio de aplicar ayunos de forma sistemática se encuentra en que consiguen alterar la homeostasis (el equilibrio celular), generando estrés celular y activando y optimizando procesos de regeneración como la autofagia por la que aparecen nuevas adaptaciones fisiológicas.

En resumen, esta situación de entrenamiento con glucógeno bajo, consigue generar adaptaciones que no sucederían ante situaciones estables con las reservas llenas y disponibles. Se fuerza al organismo a utilizar y optimizar vías alternativas disponibles consiguiendo así potenciar la flexibilidad metabólica.

 


® Copyright - Nou Moles Centro de Fisioterapia y Entrenamiento Personal en Valencia

Política de Privacidad - Uso de Cookies
css.php