Cargando...

Teléfono:960 05 15 23 EMAIL: fisioterapianoumoles@gmail.comHorario:8:00 a 21:00h y sábados de 9 a 14h.

Blog: Consejos y Noticias



hernia-discal-1200x798.jpg

Los fisioterapeutas solemos encontrarnos pacientes que acuden preocupados a la clínica por haber sido diagnosticados previamente de una protusión o hernia. Pero, ¿qué significa exactamente esto? ¿Puedo hacer algo para aliviar el dolor que me puede provocar? ¿Es necesario operar?

Nuestra columna se encuentra principalmente formada por vértebras separadas entre ellas por pequeñas “almohadillas”, los discos intervertebrales. Estas almohadillas son ricas en agua y son las encargadas de facilitar el movimiento de la columna, mantener una buena fijación entre las vértebras y sobretodo soportan el peso de nuestro cuerpo estando sometidas a grandes presiones.

¿Qué es una protusión?

Una protusión es una rotura parcial de aquellas capas que contienen el material viscoso de esas almohadillas produciendo un abombamiento de las mismas.

¿Qué es una hernia?

Llamamos hernia a un abombamiento de este disco intervertebral que cursará con una rotura completa de las capas del tejido que las envuelve. Sin embargo, debéis de saber que no todas las hernias son iguales, podemos encontrar que el disco intervertebral sale hacia detrás puesto que la envoltura que lo contenía se ha roto, también puede salirse el disco hacia el lateral o puede ocurrir que una parte de ese disco se ha desprendido o incluso que al desprenderse se desplaza hacia arriba o hacia abajo de la columna.

Pero atentos, los discos intervertebrales (las almohadillas) tienen una pequeña inervación sensitiva en su parte posterior que nos puede desencadenar algo de dolor, sin embargo la mayoría de personas tienen alguna hernia a lo largo de su vida, la cual no le ha dado ningún tipo de problema, pero hasta que no son sometidos a una prueba diagnóstica (a veces por pura casualidad) pasa desapercibida.

Entonces, ¿Por qué me duele a mí?

Como ya hemos comentado, estos discos tienen que soportar muchísima presión en condiciones normales. Es precisamente aquí donde encontramos la respuesta a nuestra pregunta. Imaginaros la presión que tendría que aguantar si la posición de la espalda no es buena y si existiese alguna protusión o hernia. Nos encontraríamos por tanto en una posición donde continuamente estaríamos empujando el disco abombado hacia esas estructuras nerviosas o hacia algún ligamento que nos pueda desencadenar un episodio doloroso.

¿Y qué puedo hacer?

En primer lugar, conviene saber que el reposo no es una buena opción. Os sorprenderá saber que estando sentados la presión en esas almohadillas aumenta mucho más que estando de pie.

Salvo en algún caso puntual que se baraje la opción de pasar por quirófano, la respuesta reside en nuestra posición corporal. El fisioterapeuta es el profesional encargado de realizar un buen diagnóstico y tratamiento determinando la forma en la que se puede disminuir la presión en ese punto de lesión alejando el abombamiento formado en el disco intervertebral de aquellas estructuras que nos pueden dar dolor.

Es resumen, una hernia o protusión puede desencadenar un dolor que no tiene por que ir relacionado al tamaño de la misma sino a la estructura que compromete. Mediante un tratamiento fisioterapéutico no se puede curar, pero sí se puede reducir incluso por completo esa sintomatología dolorosa que desencadena.

 


espalda-dolor-valencia-3.jpg

Mantener una buena postura, nos garantiza que todo nuestro cuerpo, incluyendo, articulaciones, músculos y órganos funcionen de forma correcta y con el mejor rendimiento posible.

Nuestro cuerpo está diseñado para el movimiento y la actividad, por lo que los músculos posturales, llamados así por ser los principales encargados de mantener nuestra postura contra la gravedad, están en continua activación, proporcionando la base para poder realizar movimientos o actividades de mayor intensidad.

Hoy en día, solemos llevar un estilo de vida más sedentario, lo que nos lleva a adoptar posturas pasivas que no requieren el mismo nivel de soporte muscular, como sentarse en el sofá o encorvarse cuando estamos de pie durante un periodo de tiempo prolongado. Generalmente, tratamos de compensar estos largos períodos de inactividad con periodos muy cortos de ejercicio de muy alta intensidad.

Muchas personas no poseen la fuerza ni la resistencia muscular para sentarse o estar de pie con una buena postura durante mucho tiempo, por lo que no sólo es importante realizar deporte para compensar el estilo de vida sedentario, sino fortalecer de forma específica la musculatura postural para prevenir lesiones. Las consecuencias de una mala postura mantenida durante períodos prolongados, son variadas, pero principalmente, suelen traducirse en dolores de espalda a cualquier nivel (lumbar, dorsal o cervical).

EJERCICIOS PARA MEJORAR LA FLEXIBILIDAD Y FUERZA DE TU ESPALDA:

A continuación, os enseñamos a realizar algunos ejercicios específicos para mejorar el tono y la flexibilidad de la musculatura de nuestra espalda y aliviar o prevenir la aparición de dolores o lesiones en la misma.

1.    Tumbado boca arriba con las piernas flexionadas y los brazos a lo largo del cuerpo, levanta la pelvis hacia el techo despegando tu espalda lentamente vértebra a vértebra hasta llegar a la base de las escápulas (debes notar el peso de tu cuerpo sobre los hombros). Desde ahí vuelve a descender a la postura inicial vértebra a vértebra. Este ejercicio es muy completo, ya que trabajan a la vez diversos músculos de las piernas, glúteos y tronco.

 

2.    El ejercicio de “el gato”, nos proporciona movilidad y flexibilidad de nuestra columna vertebral. Es muy recomendado tanto para personas que pasan muchas horas sentadas como de pie. Para realizarlo, has de colocarte en cuatro patas y realizar movimientos de flexión (como un gato al “sacar el lomo”) y de extensión de columna (como si arquearas tu espalda).

 

3.    Tumbado boca abajo, con las manos debajo de la frente, elevaremos las piernas estiradas hacia el techo. Este ejercicio se puede realizar elevando las piernas a la vez, o de forma alterna, siendo esta última variante más sencilla y más recomendable si estamos comenzando a ejercitar nuestra espalda. Este ejercicio fortalece especialmente la zona lumbar.

 

4.    Tumbado boca abajo, con los brazos estirados al frente, elevaremos la cabeza, un brazo y la pierna contraria. Es importante mantener la columna alineada, sin forzar la extensión de la cabeza, para ello, durante el ejercicio mantendremos la mirada hacia el suelo. Este ejercicio nos ayudará a fortalecer la musculatura paravertebral de la columna, un conjunto de músculos posturales que mantienen nuestra postura tanto de pie como sentados.

 

En el Centro de Fisioterapia y Entrenamiento Personal Nou Moles contamos con un equipo multidisciplinar, que mediante diversas disciplinas puede ayudarte a conseguir una espalda fuerte y sana. Consulta tus dudas con nosotros, estaremos encantados de atenderte y ayudarte!

 


fisioterapia-hombro-manguito.jpg

¿QUÉ ES EL MANGUITO DE LOS ROTADORES?

El llamado manguito de los rotadores del hombro, está formado por cuatro músculos que trabajan conjuntamente para proporcionar estabilidad dinámica a la articulación. Su función es muy importante, ya que la articulación del hombro tiene un rango de movimiento muy amplio. Estos músculos son: el supraespinoso, infraespinoso, redondo menor y subescapular.

 

ROTURA DEL MANGUITO Y SÍNTOMAS

Una rotura del manguito de los rotadores implica la lesión parcial o total en cualquiera de los cuatro músculos del manguito rotador del hombro. Estos músculos son llamados así porque su principal función es realizar la rotación externa e interna del hombro.

Supraespinoso e infraespinoso son los músculos del manguito de los rotadores lesionados con mayor frecuencia. La lesión también es más común en personas de edad avanzada por un uso excesivo o degeneración del tendón a lo largo del tiempo.

Los síntomas de lesión por rotura en el manguito de los rotadores incluyen un dolor repentino en el hombro, que a veces se irradia hacia el brazo y que suele empeorar durante el reposo nocturno. Puede haber signos de pinzamiento del hombro donde el tendón dañado se queda atrapado en la articulación del hombro, especialmente cuando se mueve el brazo por encima de la cabeza.

 

 

TRATAMIENTO CONSERVADOR

El tratamiento de la rotura del manguito rotador tiene como objetivos principales reducir el dolor y la inflamación de las fases iniciales mediante un programa completo de rehabilitación que consiste en diferentes técnicas de fisioterapia junto con ejercicios de movilidad, estiramiento, fortalecimiento y recuperación de la funcionalidad del hombro. Las primeras 48h tras la rotura, se recomienda la aplicación de frío y vendaje para disminuir en medida de lo posible la inflamación. Pasada esta etapa aguda, tu fisioterapeuta pautará un plan de rehabilitación a tu medida, con el fin de ir disminuyendo el dolor y restableciendo la movilidad del hombro lo antes posible.

 

CIRUGÍA TRAS ROTURA DEL MANGUITO ROTADOR

Por regla general, en esta lesión, la primera opción será el tratamiento conservador, sin embargo, si éste fracasa, se puede optar por la cirugía. La decisión de operar o no la rotura dependerá del caso concreto. El médico tendrá en cuenta la gravedad de la lesión y la edad del paciente principalmente. Por lo general, si la lesión es grave y se trata de una persona joven y activa, se puede barajar la posibilidad de intervenir quirúrgicamente  para reparar la rotura y tratar de ganar el mayor nivel de funcionalidad.

El tratamiento conservador tiene una tasa de éxito del 40-90%. La cirugía, también suele tener buenos resultados, de hecho algunos estudios hablan de un  94% de eficacia en el alivio duradero del dolor y mejora de la función. Todo esto siempre, dependerá del grado de rotura y los factores personales de cada individuo.

 


epicondilitis-fisioterapia-valencia-1200x469.jpg

¿QUÉ ES Y POR QUÉ SE PRODUCE?

El codo de tenista, o epicondilitis, es una lesión del codo que se caracteriza por la inflamación de los tendones que unen los músculos del antebrazo con la parte lateral externa del codo (músculos epicondíleos). El comienzo de esta lesión sueles ser lento y progresivo, apareciendo un dolor a lo largo de la cara externa del codo que en ocasiones se irradia hacia el antebrazo y muñeca; sin embargo, en ocasiones, puede aparecer de forma brusca tras un sobreesfuerzo.

Aunque se conozca también como codo de tenista, no se trata de una lesión que se de exclusivamente en personas que juegan a tenis, existen profesiones más propensas a padecer este problema por la realización de gestos repetitivos, como pintores, mecánicos, peluqueros o personas que utilizan mucho el ratón del ordenador.

 

FACTORES QUE INFLUYEN EN SU APARICIÓN

Como hemos visto el principal desencadenante de esta lesión es la repetición de un gesto en concreto. Sin embargo, podemos decir que los factores que influyen en la aparición de esta lesión son:

  • Utilización de herramientas de trabajo inadecuadas.
  • Ejercicio o carga de peso excesivo con los brazos al que no estamos habituados.
  • Mala técnica o gesto deportivo (especialmente durante el revés en deportes de raqueta).
  • Utilización de material deportivo inadecuado.

¿CÓMO ES EL TRATAMIENTO?

El tratamiento conservador combina técnicas de fisioterapia con fármacos antiinflamatorios y/o analgésicos. El 90-95%  de los casos tienen una buena respuesta a este tipo de tratamiento que suele emplear las siguientes técnicas:

  • Interrupción o disminución del grado de actividad que provocó la lesión con reposo relativo (vendaje funcional, ortesis…).
  • Aplicación de frío local.
  • Electroterapia (ultrasonidos, láser…).
  • Estiramientos suaves y ejercicios de fortalecimiento de la musculatura y tendones afectados.
  • Modificar o adaptar la realización del gesto o movimiento repetitivo que está dañando el tendón (especialmente si se trata de deportistas, mejorar la técnica).

En casos de dolor muy agudo o de no obtener beneficios de la terapia conservadora, se puede recurrir a la infiltración con corticoides, cuyos efectos sobre el dolor suelen ser bastante rápidos y efectivos, sin embargo, no suponen una solución definitiva para la desaparición del dolor y pueden dar lugar a diversos efectos secundarios.

 

Bibliografía:

Patología del Miembro Superior. Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología Hospital Universitario Miguel Servet.  Junio 2002, Zaragoza.

Rodriguez Morales D., García Cubero M., Mena Mateo JM, Silió Villamil F, Maqueda Blasco J. Enfermedades profesionales relacionadas con los trastornos musculoesquléticos. Epicondilitis. DDC-TME-04. NIPO: 272-12-004-2.Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

 

 

 


senior-fitness.jpg

Los múltiples beneficios de practicar ejercicio son ampliamente conocidos. Pero, ¿pueden obtenerse estos beneficios a cualquier edad? Por supuesto que sí. El ejercicio regular previene las enfermedades crónicas, mejora el estado de ánimo y disminuye el riesgo de lesiones en personas de edad avanzada.

Con la edad, el cuerpo tarda un poco más en recuperarse, pero la actividad física moderada es buena para personas de todas las edades y niveles de capacidad. Incluso las personas mayores con enfermedades crónicas pueden hacer ejercicio de forma segura, ya que muchas patologías comunes en personas de edad avanzada mejoran con el ejercicio, como el Alzheimer y la demencia, las enfermedades del corazón, la diabetes, el cáncer de colon, la hipertensión arterial y la obesidad.

El ejercicio regular proporciona una gran cantidad de beneficios para la salud, que incluyen una mejor regulación de la tensión arterial, control de la diabetes y la obesidad, artritis, osteoporosis y función neurocognitiva.

Numerosas investigaciones abalan los efectos beneficiosos de la práctica frecuente de ejercicio en personas mayores:

  • Sistema inmune: Un cuerpo sano y fuerte combate las infecciones y las enfermedades más fácilmente y más rápidamente. La recuperación de una enfermedad tendrá menos consecuencias en el cuerpo si la persona hace ejercicio regularmente.
  • Función cardio-respiratoria y cardiovascular: La actividad física frecuente disminuye el riesgo de enfermedad cardíaca e hipertensión.
  • Estado de nuestros huesos: El ejercicio protege contra la pérdida de masa ósea, reduciendo así el riesgo de osteoporosis. Las mujeres posmenopáusicas pueden perder hasta un 2% de masa ósea cada año, y los hombres también pierden masa ósea a medida que envejecen. Varios estudios de investigación han demostrado que el entrenamiento de fuerza puede reducir considerablemente esta pérdida, contribuir a un mejor equilibrio reduciendo el riesgo de fracturas.
  • Función gastrointestinal: El ejercicio regular te ayuda a mejorar tu metabolismo y fomenta la salud digestiva.
  • Enfermedades crónicas y cáncer: La actividad física reduce el riesgo de padecer enfermedades como el Alzheimer y la demencia, la diabetes, la obesidad, enfermedades cardíacas, osteoporosis o cáncer de colon entre otras, así como un mejor control de los niveles de colesterol y del dolor de la artritis.
  • Estado mental y psicológico: la práctica regular de ejercicio reporta beneficios también a este nivel, ya que la actividad física eleva el nivel de endorfinas, conocidas como hormonas de la felicidad. Además, contribuye a mantener relaciones sociales fuera de su entorno habitual.

El ejercicio frecuente también se asocia con una disminución de la mortalidad y la morbilidad relacionada con la edad en adultos mayores.

En el Centro Nou Moles disponemos de actividades como gimnasia terapéutica y pilates senior, adaptados a los objetivos y necesidades de los adultos de edad avanzada y guiados por fisioterapeutas especializados.

¡Mantente activo y ganarás calidad de vida!

Referencias:

Penedo FJ, Dahn JR. Exercise and well-being: a review of mental and physical health benefits associated with physical activity. Curr Opin Psychiatry. 2005;18(2):189–193.

Elward K, Larson EB. Benefits of exercise for older adults. A review of existing evidence and current recommendations for the general population. Clin Geriatr Med. 1992;8(1):35–50.

Bean JF, Vora A, Frontera WR. Benefits of exercise for community-dwelling older adults. Arch Phys Med Rehabil. 2004;85:31–42.

 


ayuno-intermitente.jpg

En el campo del fitness y en particular en el marco del desarrollo de la fuerza y la musculatura, se han asentado verdaderos dogmas de fe como que hay que comer cada 3 horas o realizar 6 comidas religiosamente.

A día de hoy disponemos de un conocimiento mayor que nos permite abandonar estas conductas cerradas y contemplar otras muy interesantes como es el caso del ayuno intermitente, una estrategia a diferencia de muchas anteriores, avalada por la ciencia y que aporta beneficios contrastados. Eso sí, es necesario aplicarla con conocimiento.

Lo cierto es que esta situación ya era habitual hace miles de años donde según la caza y recolección se alternaban días de hambre con los de abundancia de nutrientes. Durante toda nuestra evolución eran comunes momentos puntuales de inanición, activando con frecuencia la autofagia. Actualmente nos recomiendan comer 5-6 veces al día, limitando la autofagia a unas pocas horas durante la noche.

En nuestra sociedad actual, donde tenemos asegurado el abastecimiento de alimentos y nos regimos por un horario laboral diario y semanal, nos han inculcado como norma general que lo ideal es comer cada 3 horas, sin embargo, algunos estudios al respecto no coinciden con este criterio. La realidad es que no necesitamos ingerir alimentos con alta frecuencia para mantener un aporte adecuado a las células y poder rendir tanto física como mentalmente.

El ayuno intermitente rompe con este esquema convencional y basa sus fundamentos en restringir el número de calorías que ingerimos durante un periodo de tiempo que puede ser de desde horas en días alternos, hasta algún día a la semana sin apenas ingerir alimento. Esto que a priori parece poco viable y, sobre todo poco útil, desde el punto de vista del rendimiento deportivo, es una estrategia que debe ser conocida y sobre todo bien aplicada para obtener resultados muy interesantes.

Durante el ayuno tiene lugar una serie de desencadenantes hormonales en el organismo. Disponemos de respuestas fisiológicas para responder a esta situación del organismo, ya que se sabe que en situaciones de muchas horas sin ingerir alimentos los niveles de glucosa se pueden mantener constantes por la acción de la epinefrina (adrenalina). El ayuno intermitente repetido y pautado adecuadamente, consigue adaptaciones a este nivel, entre ellos una mejor sensibilidad a la glucosa, en el caso de los atletas que entrenan en ayunas, aumentan los mecanismo de captación de glucosa y también una considerable mejora de la captación de grasas por parte de los tejidos, por lo que el cuerpo consigue utilizar la grasa como combustible primario.

El beneficio de aplicar ayunos de forma sistemática se encuentra en que consiguen alterar la homeostasis (el equilibrio celular), generando estrés celular y activando y optimizando procesos de regeneración como la autofagia por la que aparecen nuevas adaptaciones fisiológicas.

En resumen, esta situación de entrenamiento con glucógeno bajo, consigue generar adaptaciones que no sucederían ante situaciones estables con las reservas llenas y disponibles. Se fuerza al organismo a utilizar y optimizar vías alternativas disponibles consiguiendo así potenciar la flexibilidad metabólica.

 


® Copyright - Nou Moles Centro de Fisioterapia y Entrenamiento Personal en Valencia